Welcome to the Inopia.

Más allá de Orión, la Puerta de Tanhauser, los Cerros de Úbeda, la cara oculta de la luna, Babia y más lejos todavía de donde Cristo perdió el gorro andan a la deriva, o más bien naufragan, mis pensamientos y reflexiones sobre las más que recalentada realidad que nos abrasa todos los días. Por eso, cuando todo se emborrona y pareciera que nada tiene sentido, me exilio en la Inopia, lugar donde encuentro el hilo de Ariadna al que agarrarme si quiero encontrar la salida del laberinto.


Sitio desnuclearizado

jueves, 3 de agosto de 2017

03/08/2017. DIARIO DE UN NAVEGANTE CIBERNÉTICO.


A pesar de todo sigo navegando. La procelosa mar de las ondas cibernéticas sigue meciendo este navío desde el que contemplo el devenir de los tiempos. Tras mucho navegar nada parece haber cambiado después de traspasar tantas fronteras y otear tantos horizontes. En estas corrientes marinas cargadas de tanta energía parece como si el tiempo se hubiera detenido. Todo sigue igual. El laberinto espacio temporal por el que transcurren estas aguas, a pesar del constante cambio del que se alimentan, pareciera haber caído en una inesperada monotonía. Quiero imaginar que esta inquietante contradicción sea tan solo pasajera y que tras la aparente “tranquilidad” vuelvan a sucederse acontecimientos que sacudan mi navío de proa a popa.

Encaramado al palo más alto de este virtual navío contemplo el horizonte plano de esta gran, y a la vez frágil, bola azul en la que vivimos y  también viajamos alrededor del Sol. Esa estrella tan cercana, fuente de toda la vida de la Tierra, tan cegadora que no nos permite mirarla directamente a los ojos. Aquí, desde lo alto, observo esta pequeña plataforma flotante bajo mis pies y no dejo de pensar en lo pequeños que somos. Minúsculas centellas entre millones de galaxias. Una gota de agua de una ola entre millones de olas que perecen en la arena de cualquier playa. 

(Mi corazón late fuerte y rápido. Explota y estalla en busca de abrazos, de besos, de ternura. Me siento en paz conmigo mismo y porque no con este mundo tan complejo. Y te siento llegar. Solo puedes ser tú. Pues noto ese barro cálido con el que me moldeas. Acariciando mi cara con esas manos llenas de mi arcilla. Dejaré que me moldees a tu gusto pero recuerda que soy a la vez nieve y fuego).

Aunque esta noche el calor sigue abrasando cerebros no bajaré todavía hasta la proa, no me pondré a cubierto, no agarraré el timón, dejaré que a este cascarón de teclas lo siga meciendo la procelosa mar de las ondas cibernéticas.

Porque "cae fuego en lugar de maná" (como cantó Aute). Fuego de verano que nos atrapa de manera brusca, sin concesiones, sin más recurso al escape que el aire acondicionado (¡que me perdone la Madre Tierra!). 

Ahora que siento algo de frescor sobre mi piel, siento el efecto anestésico que paraliza y habitúa a seguir soportando este calor soporífero, también metafórico, que va desgastando la memoria del pasado y el deseo de abrirse paso al futuro. Lo malo es que este calor puede ser  también sumamente persuasivo para que la gente se quede dormitando en alguna circunvolución de su cerebro, quejándose de casi todo, haciendo apenas nada. Pero no quiero caer, no quiero sumergirme en ningún pesimismo que, a pesar de todo, socave la belleza del paisaje que abraza hoy mis pensamientos.

Mientras tanto seguiré navegando (y te seguiré queriendo en mi doble y contradictoria versión de alfa y omega), una vez más como explorador de lo tangible e intangible, buscando afanosamente a mi querida, anhelada e invisible Utopía, porque en ella y solo en ella se concentran mis quiméricos anhelos…


lunes, 17 de julio de 2017

NO A LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO!!


 No a la impunidad del franquismo. Con este lema y con el objetivo de que las instituciones condenen de una vez por todas la dictadura franquista, el Encuentro Estatal de Colectivos de Memoria Histórica y de Víctimas del Franquismo ha convocado una protesta en Madrid para este martes, día en el que se cumplen 81 años del golpe de Estado franquista contra el orden legítimo de la República que desembocó en la Guerra Civil, a la que por supuesto nos sumamos desde este blog.

viernes, 17 de marzo de 2017

LAS COSAS QUE IMPORTAN.



Si me pongo a contar las cosas 
que –verdaderamente- importan
en esta  puñetera vida
me salen no más de seis.
Mi familia y dos o tres
amigos a los que quiero
o quizás cuatro, no sé.
Una canción de Silvio Rodríguez,
una fotografía de mi madre,
de las de blanco y negro,
una puesta de sol en Pasajes,
el otoño en Pelegrina
y mi lugar en el mundo
que no es más que donde está  
todo lo anterior.
Después viene lo demás
que a decir verdad
me importa bastante poco.
Pero lo que te juro
ni me interesa ni me desvela
son los dioses baratos
las sucias banderas 
y las patrias de mierda.

martes, 14 de marzo de 2017

SER FELIZ.


Lo cotidiano
las cosas sencillas
lo que no tiene
importancia
o sí lo tiene
pero poco.
El beso
al vernos
después del trabajo,
el café compartido
los fines de semana,
mi brazo sobre
tu cuerpo dormido
mientras pienso
que ser feliz
(aunque sea solo a ratos)
es menos complicado
que lo que un día
nos imaginamos.
A pesar de que mañana
piense todo lo contrario.