Welcome to the Inopia.

Más allá de Orión, la Puerta de Tanhauser, los Cerros de Úbeda, la cara oculta de la luna, Babia y más lejos todavía de donde Cristo perdió el gorro andan a la deriva, o más bien naufragan, mis pensamientos y reflexiones sobre las más que recalentada realidad que nos abrasa todos los días. Por eso, cuando todo se emborrona y pareciera que nada tiene sentido, me exilio en la Inopia, lugar donde encuentro el hilo de Ariadna al que agarrarme si quiero encontrar la salida del laberinto.


Sitio desnuclearizado

lunes, 25 de abril de 2016

RECUERDA CHERNÓBIL.

Desde este blog nos sumamos a la campaña de Ecologistas en Acción:                             

El 26 de abril es el aniversario de la catástrofe nuclear de Chernóbil (Ucrania). La radiación de Chernóbil continuará produciendo mutaciones y matando a los organismos vivos durante miles de años. Como protesta y para recordar a las víctimas de Chernóbil queremos boicotear a la energía nuclear. Y os pedimos que os unáis.

El accidente de Chernóbil significó por primera vez una fuga a gran escala de radiactividad, que viajó en forma de nube por toda Europa, y puso de manifiesto que la seguridad nuclear no es algo que ataña solo al país que posee las centrales, puesto que la radiactividad puede viajar miles de km. La catástrofe supuso unos siete millones de afectados, la mitad de la población de Bielorrusia analizada presenta mutaciones en la sangre, una extensión contaminada de 150.000 km2 y el número de cánceres de tiroides se multiplicó por cien. Un círculo de 30 km en torno a la central resulta inhabitable.

No podemos permitir que estos desastres vuelvan a ocurrir.

Sin embargo, los oligopolios de electricidad siguen promoviendo y utilizando la energía nuclear. Valoran más sus beneficios que el medio ambiente o la seguridad de las personas. Así, cada 26 de abril, miles de personas en todo el mundo se unirán para mostrar que no necesitamos a la energía nuclear para vivir.
Al ahorro, que debe ser la base de nuestro quehacer cotidiano, debemos sumar el uso de otras fuentes de energía y otras comercializadoras, así no solo dejamos de financiar a las grandes eléctricas sino que declaramos nuestra independencia de tecnologías de generación sucia, centralizada, e insostenible.
Es hora de castigar a las compañías de electricidad de la única manera que entienden, dejando de darles dinero. Cuando las suministradoras vean una caída considerable de sus ingresos, abandonarán la energía nuclear. Únete a nuestra acción:



http://www.ecologistasenaccion.es/article26486.html

domingo, 17 de abril de 2016

PRETÉRITO IMPERFECTO.



Recuerdo el último beso que le di. Fue bajo la tormenta en una tarde de abril, no recuerdo el día pero sí que nos refugiamos en los soportales de la plaza. También recuerdo cómo iba vestida. Su blusa blanca mojada transparentaba un sujetador estampado que cubría unos senos que imaginaba también mojados, bellos. Se olvidó el paraguas, eso también lo recuerdo, en casa de una amiga y por eso estaba empapada. Recuerdo también sus pantalones vaqueros ajustados y botas hasta más allá de los tobillos. Hay ciertos detalles que por más que lo intento no logro recordar; ni por qué tenía tanta necesidad de verme ese día ni  porqué llegué tarde. Quizás por eso estaba tan enfadada. Lo que no puedo olvidar es su pelo mojado deslizando gotas de lluvia hacia su cara. Creo que fue entonces cuando la besé acariciando suavemente sus mejillas mojadas. Me hubiera gustado prolongar aquel beso pero ella me apartó y comenzó a hablar. Aunque recuerdo su tono de voz, las palabras las recuerdo imprecisas. Desde entonces no he vuelto a verla. Quizás las gotas que se deslizaban por sus mejillas no fueran de lluvia. Quizás la tormenta y la lluvia fueran por nosotros. Quizás la mujer de pelo cano que me mira desde la otra mesa recuerde todo lo que mi memoria ha olvidado.








domingo, 10 de abril de 2016

MOTÍN A BORDO.


Tras mucho darle vueltas he llegado a la conclusión de que mis gafas son miopes. Podrá parecerles una locura pero el hecho es que su progresiva pérdida de visión comienza a ser alarmante. Incluso estoy llegando a pensar que también padecen de vista cansada, pues ya no son de gran ayuda cuando leo el periódico. Las letras se emborronan y tengo que quitármelas para poder seguir con la lectura. Pero lo más problemático es cuando salgo a la calle y no saludo a los amigos, creerán que soy un borde pero la culpa es de esas malditas gafas.

La verdad es que la solución no va ser fácil. Había pensado llevarlas al oftalmólogo, ahora es posible operar la miopía y el astigmatismo, lo malo es que no solo tengo problemas con mis gafas, mi audífono se ha quedado sordo, mi peluca se ha quedado calva y mi prótesis dental se niega a masticar. Mañana me voy a someter a una operación en la que me insertarán una válvula aórtica. Solo espero que no se produzca rechazo, por si acaso le haré firmar un documento en el que me prometa amor eterno.



sábado, 2 de abril de 2016